lunes, 28 de febrero de 2011

MACARRONES MEXICANOS

Cuando leí esta receta en el blog de Cane, sabía que me iban a encantar. Lo primero la comodidad de la receta, meter todos los ingredientes dentro de la thermo. Segundo la rapidez unos 20 minutos y tercero que están muy ricos con un ligero toque picantón. A mí no me gusta mucho hacer comidas preparadas, pero reconozco que no siempre tengo ganas de cocinar o tiempo y esta receta es para uno de esos días. En casa les gustó a todos, así que tendré que repetirlos alguna vez.
Como esta vez no he hecho ninguna variación, copio la receta como la tiene Cane en su blog. Por cierto estoy de acuerdo con ella, cualquier parecido con unos auténticos macarrones mexicanos es pura coincidencia.







Para dos personas, en rojo para 4
INGREDIENTES
375 gr ó 400 gr de agua (poner el agua templadita, del grifo), (500 gr)
150 gr de tomate frito Hida, (250 gr)
150 gr de macarrones, (200 – 225 gr)
25 gr de aceite
1 paquete de preparado para fajitas de Mercadona,(sin descongelar), (2 paquetes)
Sal
Queso rallado para gratinar


Método Thermomix
Ponemos en el vaso de la thermomix todos los ingredientes y el contenido de los “sobres sazonador” que lleva el paquete de fajitas, junto con un pellizco de sal.

Programamos 20 minutos (me gusta la pasta blandita), temperatura 100º, giro a la izquierda, velocidad cuchara. En los últimos cinco minutos, quitamos el cubilete para que se evapore el líquido.

Mientras tanto, encender el gratinador del horno.

Pasamos a una fuente los macarrones ya cocidos. Espolvoreamos generosamente con queso rallado y gratinamos unos minutos.














Método Tradicional
Como sé que hay gente que no tiene thermomix adaptaré la receta para hacerla con el método tradicional. Por lo menos yo lo haría así. Cocer los macarrones de la manera habitual. Dejarlos al dente.

En una sartén con un chorrito de aceite, volcar las dos bolsas de fajitas sin descongelar, dejar que se descongelen al fuego y añadir los sobres sazonador, la sal y el tomate. Dejar guisar un par de minutos. Añadir los macarrones y dejar unos 5 minutos todo junto para que los sabores se impregnen.

Volcar en una fuente los macarrones. Añadir el queso rallado y gratinar.


NOTAS: Podemos jugar con la cantidad de agua, 25 gr arriba o abajo, según nos gusten más o menos jugosos de salsa. También tendremos en cuenta, si vamos a tomarlos al momento o vamos a esperar un tiempo, antes de meterlos al horno, pues la salsa espesa con el reposo.
Hay que poner algo de sal, aunque penséis que con el sobre sazonador es suficiente, queda suavizado con el agua y el tomate.
Si se quiere se puede añadir ajo en polvo, pimentón dulce….

ACLARACIÓN: El preparado para fajitas, lo encuentras en los supermercados Mercadona, en la sección de los congelados. Lleva tiras de pimiento rojo, verde, cebolla, pollo y un sobre sazonador.






El tomate frito puede ser de cualquier marca. Cane al poner de la marca Hida me entró curiosidad y lo compré (lo tienen en Carrefour y Alcampo). La verdad que me gustó bastante, es bastante espesito y rico de sabor.




SUGERENCIA: Podemos comprar una pieza de queso que nos guste, rallarlo y conservarlo perfectamente dentro de una bolsita, en el congelador, estará siempre listo.

martes, 22 de febrero de 2011

CURSO FONDANT

El día 19 de febrero me quité la espinita del fondant. Tenia un montón de ganas de aprender esta técnica. No paro de ver auténticas preciosidades de tartas y tenia mogollón de curiosidad de trabajarlo, pero por diversas circunstancias todavía no había hecho ningún curso.

Aprovechando que Mónica, del blog Secretos, enyesques y algo más o el que tiene de fondant Mónica cupcakes, tenia pensado un viaje relámpago a Tenerife desde la isla de enfrente, me animé y pasé una mañana de sábado de lo más divertida. La verdad que Mónica explica fenomenal la técnica que domina a la perfección, los apuntes están muy detallados y hace las clases muy amenas y entretenidas. El tiempo pasa volando y cuando te das cuenta tienes una preciosidad de tarta elaborada. Nos reunimos 7 chicas, de las cuales yo conocía a dos, pero enseguida se creó muy buen ambiente y las siete disfrutamos mogollón. Por supuesto también tengo que agradecer a la anfitriona que prestó su casa para hacer este curso, Verónica, muchas gracias por todo y por esos maravillosos cupcakes, bueno no sé si agradecértelo o no porque ahora tendré que comprarlos, porque estaban de vicio.

También tengo que decir que no pude hacer muchas fotos porque yo iba de alumna y estaba muy aplicada cogiendo anotaciones, o trabajando y no me levanté para hacer muchas fotos. Algunas fotos son de Mónica que me las he bajado de su blog y me pasó algo imperdonable no me saqué ninguna foto con la profe ni hice una foto de grupo. La verdad que yo trabajaba de tarde y tenia el tiempo justo de salir corriendo del curso e ir a mi trabajo y supongo que me despisté por ese motivo.


No tengo foto de Mónica pero sí de algunos momentos de su explicación.






Varios momentos del grupo en la clase.





La tarta de mi amiga y la mía.




Como trabajaba de tarde no pude probar la tarta hasta el día siguiente. Estaba perfecta.
Las tartas de fondant lo bonito que tienen, desde mi punto de vista, es la diversidad de decoración y colorido que puedes hacer con esta técnica. Se necesita un bizcocho que soporte el peso, un relleno jugoso y el fondant que lo coloreas, cortas, pintas o le das formas. Es decir un mundo impresionante e inhacabado de posibilidades.








Una foto del corte.












Estos son los maravillosos cupcakes que nos deleitó la anfitriona Verónica, son super jugosos por dentro y muy delicados de sabor, nada, nada empalagosos. Yo probé el de chicle, dulce de leche y de higos. Estoy segura que cualquiera que compres está bueno. Una delicia. Si queréis curiosear la página o hacer un pedido: Cupcake´s house





NOTA: Mónica también tiene una tienda on line dónde puedes comprar accesorios, ingredientes.... para hacer estas preciosidades de tarta.

martes, 15 de febrero de 2011

TARTA DE QUESO, UVAS Y MOSCATEL

Os presento la reina de las tartas que hice estas navidades, concretamente en Noche Vieja, por el detalle de las uvas. Es verdaderamente espectacular, la capa de gelatina tiene un brillo impresionante y la capa de queso, una textura y un sabor buenísimo. En fin les gustó a todo el mundo.

La receta está copiada del blog de Cuinant y ella a su vez la copió del blog Tartas provocativas.

Con las prisas de las fiestas de Navidad, me olvidé llevarme mi cámara de fotos, menos mal que alguien llevaba para poder inmortalizar la tarta. Aunque penséis que es una tarta complicada, no es así, yo me extiendo con las explicaciones, pero es una tarta muy fácil de realizar.









Las cantidades de los ingredientes vienen indicadas en negro para un molde de base desmontable de 18-20cm y en rojo para 24 cm. Yo utilicé un molde de 24cm.

INGREDIENTES
Base de galletas
150 gr. de galletas digestive de avena (180gr)
60 g mantequilla a temperatura ambiente (70 gr)

Crema de queso
250 gr. de queso crema (tipo Philadelphia) (300gr)
250 gr. de queso mascarpone (300 gr)
250 de chocolate blanco (300 gr)
250 g de leche entera (300 gr)
40 g de azúcar (50 gr)
1 sobre de cuajada (1 sobre y medio ó 2 sobres, según queramos más o menos consistencia)
Uvas negras y blancas (sin pepitas mejor)

Gelatina de vino moscatel
100 gr. de agua (200 gr)
100 gr. de azúcar (200 gr)
120 gr. de vino blanco dulce de moscatel (240 gr)
5 hojas de gelatina vahiné si la compras de Mercadona pon 6 hojas (10 hojas gelatina vahiné)



Base de galletas
Triturar las galletas hasta hacerlas polvo, (podemos ayudarnos de una picadora) y mezclar bien con la mantequilla (podemos fundirla en el microondas).

En Thermomix, pulverizar las galletas 10 segundos en velocidad 5, 7, 9, añadir la mantequilla y programar 10 segundos en velocidad 5.

Se extiende la masa de las galletas y se aprieta bien con el dorso de una cuchara o con el cubilete de la thermomix, sobre la base de un molde desmontable o un aro. Si tienes hojas o tiras de acetato (al final de la receta explico la utilidad del acetato), pon una o dos tiras alrededor del aro del molde, nos ayudará a la hora de desmoldar la capa de gelatina sin problemas.

Reservar en el frigorífico.


Crema de queso
Lavar y secar las uvas para tenerlas preparadas. Con un cuchillo hice un corte en las uvas y saqué las pepitas, con cuidado de no machacar las uvas. Reservar.

Poner en un cazo el chocolate troceado, la leche, el queso philadelphia, el queso mascarpone, el azúcar y un sobre y medio o dos sobres de cuajada. Llevar hasta el punto de ebullición a fuego moderado, sin dejar de remover. En cuanto empiece a hervir, se retira del fuego. Yo puse dos sobres de cuajada pero con un sobre y medio también quedará bien de consistencia.

En Thermomix, se echan todos los ingredientes en el vaso y se programa 7 minutos, 90º, velocidad 5.

Con cuidado se vierte enseguida sobre la base de galletas y colocar las uvas sobre la tarta. El corte de las uvas lo pondremos apoyado en la crema de queso, para que no se vea.

A la hora de colocar las uvas tenemos dos opciones:
Opción A: Colocar las uvas algo hundidas en la tarta, hay que colocar las uvas inmediatamente después de volcar la crema de queso sobre la base, todavía en caliente.
Opción B: Si queremos que no se hundan, esperar que la crema de queso casi esté cuajada. Esta opción es la que yo elegí, me parece más bonita la tarta con las uvas encima del queso.

Dejar enfriar en el frigorífico durante una hora como mínimo.


Gelatina de vino moscatel
Poner en un cazo el azúcar y el agua, llevar a ebullición a fuego medio 10 minutos, así conseguiremos un almíbar ligero.

Mientras hacemos el almíbar, ponemos las hojas de gelatina a remojo en agua fría.

Cuando tengamos el almíbar lo apartamos del fuego y añadimos las hojas de gelatina escurridas una a una y sin dejar de remover añadimos el vino moscatel.

Se deja templar un poco la gelatina, no la tires hirviendo encima de la crema de queso. Se vierte con una cuchara sopera sobre las uvas, poco a poco. Para que las uvas no floten poner una primera capa de gelatina e introducir la tarta en el frigorífico. Mantener el resto del almíbar fuera de la nevera en el cazo, removiendo de vez en cuando. Una vez que haya cuajado un poco la primera capa, continuar añadiendo el resto de la gelatina sobre las uvas con la cuchara delicadamente.

Cuajar en el frigorífico durante unas horas o mejor de un día para otro.

Cuinant reservó un poco de gelatina para decorar la tarta. Cuando estuvo fría y cuajada, la trituró un poco y la puso por la base alrededor de la tarta. Me parece una idea fantástica pero debe ser que mis uvas eran muy hermosas y no me sobró nadita de la gelatina. La utilicé toda para tapar las uvas.


























NOTA: El vino blanco dulce de moscatel lo he visto en Mercadona y en el Corte Inglés. El mío es un Gran Feudo de Navarra.

La próxima vez que haga esta tarta, que la haré, no voy a poner azúcar en la crema de queso porque para mí el chocolate blanco ya es bastante dulce, ya se sabe cuestión de gustos, porque nadie que la probó se quejó que estuviera muy dulce.

NOTA: Como siempre que hago una receta me pongo a pensar en variaciones, cambios…..y con esta tarta no iba a ser menos. En vez de uvas colocar cerezas o fresas, tiene que quedar espectacular y en vez de moscatel ¿cómo estará con un cava dulce?....

IMPORTANTE: Explicación de las hojas de acetato transparentes.
El acetato es un plástico resistente que se utiliza en repostería para realizar semi fríos, mousses.... En este caso nos ayuda a la hora de desmoldar la tarta del molde para que salga impecable los bordes y no tengamos necesidad de pasar el cuchillo. Muchas veces al pasar el cuchillo nos llevamos algo de la tarta y la podemos estropear. Con el acetato esto no ocurre, se despega como por arte de magia.
Me ha gustado mucho esta técnica y la volveré a usar en las tartas frías.

He encontrado en internet este ejemplo gráfico de la colocación de las tiras de acetato en un molde de tarta. Está copiado del blog estupendo cartooncooking.




Las hojas de acetato se venden en las papelerías para las impresoras, para hacer transparencias o en las manualidades.
En una tienda especializada en cocina, encontré un rollo de acetato de 50 metros, ancho 4 cm, y costaba 20 euros.


Me parece mucho más cómodo el formato tamaño folio y nosotros cortar el tamaño que queramos. Cada hoja vale unos 0,40 céntimos. Para unir los bordes del acetato nos podemos ayudar de un poco de celo, por supuesto no admite horno.
Podemos utilizarlo para hacernos moldes desechables de la medida que queramos para emplatar, moldes de tarta de diferentes medidas, hacer tiras de chocolate y luego despegarlas para decoración.....



viernes, 11 de febrero de 2011

DULCE DE MEMBRILLO

Si me descuido un poco se pasa la temporada de los membrillos y no subo esta receta. La verdad que preparé este dulce de membrillo en diciembre pero me había despistado subirla al blog. Particularmente me encanta el dulce de membrillo y el de guayaba. Yo conocí el segundo cuando vine a vivir a Canarias, la verdad no sé cual me gusta más de los dos. Esta es una de las típicas recetas que teniendo esta maquinita en casa te ahorra mucho tiempo y engorro de estar moviendo la preparación en el fuego.









INGREDIENTES (Para 1000 gr)
500 gr de membrillos lavados, sin pelar y sin pepitas
1 limón pelado y sin pepitas
500 gr de azúcar


Método Thermomix
Antes de nada limpiar muy bien los membrillos. Podemos utilizar un cepillo bajo el chorro de agua, hasta quitar la pelusa que los recubre. Los secamos con un paño.

Poner todos los ingredientes en el vaso y programar 30 segundos, velocidad progresiva 5-10. Con la espátula, bajar los restos de fruta de la tapa y del interior del vaso hacia las cuchillas.

Programar 30 minutos, 100º, velocidad 5. Cuando falten 10 minutos para terminar el tiempo programado, retirar el cubilete para que evapore y se caramelice. Colocar el cestillo apoyado en sus 4 patitas sobre la tapa para evitar salpicaduras.

Vierta la mezcla en un recipiente o en varios y dejar enfriar en un lugar seco.


Método Tradicional
Antes de nada limpiar muy bien los membrillos. Podemos utilizar un cepillo bajo el chorro de agua, hasta quitar la pelusa que los recubre. Los secamos con un paño.

Se ponen a cocer los membrillos en una olla grande y profunda, para que no salpiquen mientras se van haciendo, cubiertos de agua y con el zumo de un limón, durante unos 30-40 minutos.
Cuando se han enfriado un poco, se pelan y se les quita el corazón. Se va sacando la carne del membrillo.
Otra opción es poner a cocer los membrillos ya troceados con la piel, únicamente quitar el corazón. Cocerlos cubiertos de agua y el zumo de un limón. Dejar que se ablanden a fuego lento, removiendo con una cuchara de madera hasta que estén hecho un puré. Va cambiado de color y va espesando poco a poco.

Se pesa el membrillo ya cocido y se añade la misma cantidad de azúcar. Se tritura todo junto y se vuelve a poner al fuego. Ya sólo se necesita un poco de paciencia porque hay que mover con una cuchara de palo durante una media hora a fuego medio, hasta que tenga la consistencia adecuada. Estará listo cuando la cuchara de madera se mantenga de pie.

Se pone en moldes o copas y se deja enfriar














Navegando en internet he encontrado una receta que realiza el dulce de membrillo en la olla a presión. Lo he encontrado en el El aderezo . Lo he copiado idénticamente.
Método Olla Presión
En una olla a presión echamos primero el zumo de limón, y encima la fruta y el azúcar.
Lo ponemos a fuego muy suave (mínimo), cuando todo el azúcar se haya disuelto y adquiera una forma de almíbar clarito.
A continuación, tapamos la olla con su tapadera de presión y cocemos 5 minutos. Con la válvula de seguridad que suba hasta el máximo.
Retiramos y cuando la olla se pueda abrir, miramos, si tiene mucho líquido, lo ponemos a cocer de nuevo, pero esta vez a fuego fuerte, destapada y removiendo para eliminar este exceso de agua.

En esta operación hay que tener cuidado (cúbrete las manos con guantes y protégete bien los brazos), ya que salta mucho y la mezcla de fruta y membrillo parece plástico deshecho, quema muchísimo.
Cuando haya reducido, metemos la batidora y trituramos la mezcla hasta obtener una pasta suave y homogénea.
Lo metemos en un molde de plástico alargado y lo dejamos enfriar para que cuaje.


NOTA: El membrillo se conserva en perfectas condiciones unos cuantos meses sin resecarse ni endurecerse, eso sí, guardado en la nevera o en un sitio muy fresco.

domingo, 6 de febrero de 2011

MUSLOS DE POLLO CON PATATAS CAJÚN

Estoy muy contenta con esta receta super fácil, casi no tiene elaboración y lo más importante no mancha nada la cocina. Tenía ganas de utilizar las bolsas de asar, estoy segura que volveré a utilizarlas, me han parecido super prácticas. En mi caso las compré en Mercadona. La receta la he copiado de un blog estupendo que se llama velocidadcuchara, practicamente todas las recetas las realizan con la thermomix. Yo he hecho muy pocos cambios, así que he copiado su receta tal cual, porque está tan bien explicada, que poco más hay que contar.

La mezcla de especias y pimentón hacen que este plato se denomine Cajún. Las patatas de la receta como guarnición las puedes hacer en bolsa, (no mancharás nada), o mezclar con las especias y hornear en una fuente de horno sobre papel de horno.









INGREDIENTES (4 ó 5 personas)
10 muslos de pollo (cantidad opcional)
3 patatas grandes (la cantidad también es variable)
30gr de aceite de oliva virgen extra
10gr de agua o vino
5gr de agua
Especias utilizadas: ajo en polvo, cebolla en polvo, perejil picado fresco o seco, pimienta negra y blanca, pimentón dulce, orégano, albahaca, comino, cayena... Ponerlas a ojo, más o menos es una cucharadita de café de cada una.
2 bolsas de asar (se pueden encontrar en "Mercadona", "El Corte Inglés", Carrefour, etc...).


Método Thermomix
Precalentar el horno a 190º.

Tener el pollo limpio y meterlo en la bolsa de asar. Poner en el vaso de la thermomix, 15gr de agua o vino y 10gr de aceite de oliva. Echa las especias y mezcla 15 segundos en velocidad 3. Vierte la salsa dentro de la bolsa, ayúdate de la espátula o de una "lengua" para rebañar bien toda la mezcla, cierra la bolsa y mueve el pollo para que se empape.







Coger 3 patatas grandes, lavarlas muy bien la piel -NO RETIRAR LA PIEL- y córtalas en gajos. Introduce dentro de la bolsa de asar. Poner el en vaso de la thermomix, 15gr de aceite y 5gr de agua, echa las especias y mezcla durante 15 segundos en velocidad 3. Introduce la mezcla en la bolsa con las patatas, cierra la bolsa y muévelas para que se extienda bien las especias por todas las patatas.








Poner las dos bolsas de asar dentro del horno precalentado y hornear a 190º durante 45 minutos.







Listo y a comer!!!!!!



















Método Tradicional
Precalentar el horno a 190º.

Tener el pollo limpio y meterlo en la bolsa de asar. Poner en el vaso de una batidora o mezclar 15gr de agua o vino y 10gr de aceite de oliva. Incorporar las especias y unir todo muy bien. Verter la salsa dentro de la bolsa. Cierra la bolsa y mueve el pollo para que se empape.

Coger 3 patatas grandes, lavarlas muy bien la piel -NO RETIRAR LA PIEL - y córtalas en gajos. Introduce dentro de la bolsa de asar. Poner el en vaso de una batidora o mezclar 15gr de aceite y 5gr de agua. Incorporar las especias y unir todo muy bien. Introduce la mezcla en la bolsa con las patatas, cierra la bolsa y muévelas para que se extienda bien las especias por todas las patatas.

Poner las dos bolsas de asar dentro del horno precalentado y hornear a 190º durante 45 minutos.


IMPORTANTE: Se puede hacer toda la mezcla de especias, aceite y vino juntas y dividirlas por la mitad para echar en la bolsa de las patatas y en la del pollo. Es lo que hice yo.


NOTA: Se puede dejar el pollo macerando toda la noche con la salsa porque así queda con más sabor. Este paso yo lo realicé, lo dejé macerando toda la noche. Las patatas no, porque se "oxidan", prepararlas con el adobo en la bolsa antes de colocarlas en el horno.

Puedes usar las especias que quieras para cambiar el sabor del pollo.

Una vez cocinado el pollo se puede poner unos 5 minutos con el grill, para que se dore por encima. Yo lo haré la próxima vez.


Estas son las bolsas de asar de Mercadona.


jueves, 3 de febrero de 2011

BIZCOCHO JUGOSO DE ZANAHORIA

Mi hermana, la reina de los bizcochos, mira que le gusta hacer bizcochitos....., vuelve al ataque con uno de zanahorias. Ella lo califica como estupendo para el desayuno o merienda, para nada seco, suave la textura y no es empalagoso, para los que no les guste mucho el sabor a dulce. No sabe a zanahoria, pero le da un color y un sabor muy rico.

Copiado del blog La CociniKa de Ana, ella le llama Pastel de Zanahorias.









INGREDIENTES
8 zanahorias
4 huevos
1 vaso (medida del vaso de los de agua) de harina
1 vaso de azúcar (mi hermana puso algo menos)
1 vaso de almendras molidas tostadas o crudas
1 sobre de levadura



Untar el molde con mantequilla y espolvorear con harina. Reservar.

Pelar las zanahorias y trocearlas.

Batir muy bien en un bol los huevos, la harina, el azúcar, las almendras y levadura hasta obtener una mezcla fina y cremosa, sin grumos. En la receta original, bate la zanahoria troceada con el resto de ingredientes, quedando integradas en la mezcla.
Mi hermana lo que hace es añadir la zanahoria en trocitos pequeños a todo lo ya batido anteriormente, pero no las tritura, sólo las mezcla. Le gusta que se noten y que se vean en el bizcocho troceado. Si optamos por integrar las zanahorias en la mezcla nos queda un bizcocho anaranjado, si las añadimos en trocitos tendremos un bizcocho normal con trocitos de zanahoria. También podemos hacer las dos cosas, añadir unas zanahorias a la mezcla y triturarlas y otras en trocitos.

En el horno, previamente precalentado, poner a 175º durante unos 50 minutos, vigilar según horno, verificar con un palillo o brocheta.A los 45 minutos ya suele estar y mi hermana lo deja un poco dentro con la puerta abierta.






Desmoldar una vez frío, adornar si queremos con azúcar glass, coco rallado o con fideos de colores.


















NOTA: Mi hermana como les ha gustado mucho lo ha repetido varias veces cambiando el vaso entero de almendras por coco rallado, mitad almendra - mitad coco, mitad coco y la otra mitad con nueces y piñones............. infinidad de variaciones.

Como el sabor de la zanahoria no se nota, es una manera de hacer comer a los pequeños de la casa, verdura. Para simplificar la preparación podemos utilizar zanahoria rallada comprada.

La cocinika de Ana hizo dos bizcochos uno con huevo y otro sin ellos. Comenta que de sabor eran iguales, la única diferencia, el que lleva huevos quedó algo más alto. Es ideal para los intolerantes de los huevos y de la leche porque no lleva.