jueves, 23 de junio de 2011

SALMÓN AL VAPOR CON VERDURAS

Con estos calores no tengo ganas de cocinar nada y mucho menos utilizar el horno, pero hay que comer..... Se me ocurrió hacer este salmón al vapor en la thermomix y ha sido todo un acierto. Aparte de poder cocinar las patatas, la verdura y el pescado al mismo tiempo, se simplifica el trabajo porque no hay que utilizar infinidad de cacharos, se hace todo en la thermomix.

La receta está sacada del libro CUIDA TU SALUD, de la thermomix, con algunas variaciones.










INGREDIENTES (3-4 personas)
1000 gr de caldo de pescado ó 1000 gr de agua con 1 cucharadita de sal
300 gr de patatas peladas y partidas en trozos medianos

Recipiente Varoma:
100 gr de zanahoria en tiras
100 gr de pimiento rojo en tiras
100 gr de pimiento verde en tiras
100 gr de cebolla en tiras
100 gr de brócoli en ramilletes
3 hojas de lechuga o papel de aluminio
50 gr de aceite oliva virgen extra
Sal, al gusto
1 pellizco de pimienta
2 rodajas de salmón (yo utilicé tres lomos de salmón)
1 limón en rodajas
1 ramita de eneldo para decorar



Ponga el caldo en el vaso. Coloque las patatas en el cestillo e introdúzcalo en el vaso.





Ponga las zanahorias, el pimiento rojo y verde, la cebolla y el bróculi en el recipiente varoma.






Coloque encima la bandeja varoma y cúbrala con las hojas de lechuga, teniendo cuidado de no tapar las ranuras. Riegue la lechuga con la mitad del aceite, espolvoree con sal y pimienta (yo no hice este paso, utilicé papel albal). Coloque el salmón. Rocíe el salmón con el aceite restante, espolvoree con sal y pimienta y adorne con las rodajas de limón y el eneldo.





Coloque el recipiente varoma en su posición y programe 25 minutos, temperatura varoma, velocidad 2.






Ponga las patatas y la verdura en una fuente. Sazónelo al gusto. Coloque el pescado en otra fuente y sirva.










miércoles, 15 de junio de 2011

TARTA MOUSSE DE FRESA CON CORAZÓN DE NATA

El título lo dice todo. Una suave y delicada mousse de fresa acompañada de un corazón central de nata con trocitos de fresa. El conjunto es impresionante!!!!.

Tenía un montón de ganas de hacer esta tarta, el año pasado me quedé con las ganas… aprovechando que prácticamente va a terminar la temporada de fresas decidí realizarla. Me ha encantado, no solo por lo bonita que queda sino por lo rica que está.

A pesar de toda la explicación tan larga no es nada difícil de hacer, además podemos hacer el corazón de nata unos días antes y el día anterior hacer la mousse.

La tarta la copié del blog Ana en la cocina.









INGREDIENTES
Mousse de Nata
100 gr. de Nata líquida
50 gr. de Azúcar vainillado
4 hojas de Gelatina
400 gr. de Nata semi montada
300 gr. de Fresas cortadas en trocitos

Merengue Suizo
2 Claras de Huevo
140 gr. de Azúcar

Mousse de Fresas
600 gr. de Fresas
200 gr. de Merengue suizo
6 hojas de Gelatina
500 gr. de Nata semi montada

1 base de bizcocho (opcional)


Base de bizcocho
Necesitamos una base de bizcocho para sostener la tarta, podemos hacerlo casero o simplemente comprarlo. En ambos casos emborracharlo con un almíbar. También podemos utilizar la mezcla típica de galletas con mantequilla.
En mi casa no les gusta mucho las bases de tarta, así que utilicé bizcochos de soletilla y los emborraché con unas cucharadas de mermelada de fresa aligerada con un chorrito de agua. Calentamos la mezcla en el micro y emborrachamos ligeramente los bizcochos con una brochita. Dejar enfriar.

Mousse de nata
Calentar los 100 gr de nata junto con el azúcar sin que llegue a hervir.
Disolver en ella la gelatina, previamente remojada en agua fría, removiendo bien.
Una vez tibia la mezcla, añadir los 400 gr de nata semi montada con movimientos envolventes. Incorporar las fresas cortadas y mezclar un poco, con cuidado, porque las fresas tiñen la nata.
Verter la mousse en un molde de 20 cm y meterlo en el congelador unas horas, hasta que esté totalmente congelado. Yo utilicé un molde de 18cm, para que se me desmoldara fácilmente una vez congelado, puse film trasparente dentro del molde.


Merengue Suizo
Mezclar las claras con el azúcar. Calentar suavemente al baño María, removiendo hasta que se disuelva el azúcar.
Sacar del baño María y montar con una batidora eléctrica hasta que esté consistente y brillante.

Yo lo hice con la thermomix:
Colocar la mariposa en las cuchillas. Mezclar las claras con el azúcar y verter la mezcla en el vaso y programar 2 minutos, 50ºC, velocidad 3 ½.
Cuando acabe el tiempo programado, volver a programar 2 minutos, velocidad 3 ½ sin programar temperatura.
Utilizarlo después de montarlo.

Mousse de fresa
Triturar las fresas, pasar el puré por un colador de malla o agujero muy fino, para eliminar las semillas.
Calentar 100 gr del puré de fresas y disolver las hojas de gelatina, previamente remojadas en agua fría. Juntar con el resto del puré y mezclar bien.
Incorporar el merengue al puré de fresas y mezclar para aligerar la masa.
Añadir la nata semi montada con movimientos suaves y envolventes, con cuidado, para que no se baje la mezcla y obteniendo un color uniforme.

Montaje tarta
Colocar la base que hayamos elegido: plancha de bizcocho, galletas con mantequilla, bizcocho casero frío…. en un molde desmontable de 25cm.
Poner en el centro la mousse de nata, que ya estará congelada. Tiene que quedar bien centrado. Yo coloqué el bloque de nata congelado lo de abajo para arriba, así las fresas quedaron situadas más hacia el medio de la tarta, en lugar de quedar en la parte de abajo, tocando el bizcocho.
Verter por encima la mousse de fresa y nivelar la superficie, podemos ayudarnos de una espátula. Tiene que quedar lo más lisa posible.
Meter en la nevera y dejar enfriar. Mejor de un día para otro para que quede bien cuajada.
Desmoldar y decorar. Yo la decoré muy sencillita, calenté chocolate blanco y mojé las fresas en él. Las bolitas también son de chocolate blanco.























NOTA: Se puede congelar la tarta pero hay que comerla totalmente descongelada para que se pueda apreciar bien la mousse.

En el molde puse alrededor de los laterales, las hojas de acetato, porque entre los bizcochos de soletilla y el mousse congelado, la mousse de fresa se me hubiera salido del molde. Para desmoldar me vino estupendo las hojas de acetato. Al final de la receta Tarta de queso, uvas y moscatel podéis ver la explicación sobre el acetato.