sábado, 31 de marzo de 2012

LECHE FRITA III

Yo creo que alguna vez he comentado lo que me encanta la leche frita, postre típico de Semana Santa. Me gusta tanto, tanto que tengo varias recetas en el blog, por supuesto la que hacia mi madre, otra entrada haciéndola con leche merengada comprada y otra receta de mi hermana acortando los tiempos.

Me quedaba investigar cómo queda uno de mis postres favoritos en la thermomix. Quería saber si la textura, el sabor….. se parecía al método tradicional. Mirando, mirando en internet me decidí por la receta que tiene Pasen y degusten en su blog. Para empezar a practicar esta receta con la thermo la hice exactamente igual que la tiene ella en el blog. Es la receta que voy a subir hoy, tengo que reconocer que me ha encantado, super cómodo!!!!!!. Me ha gustado el procedimiento, el sabor y la textura que queda con la máquina. En casa les ha gustado mucho, la próxima vez adaptaré la receta de mi madre y os cuento..... Estoy muy contenta cómo me han quedado...... Pongo la entrada completa con los dos métodos aunque yo esta vez la hice con la thermomix.








INGREDIENTES
1 litro de leche
150 gr. harina
200 gr. azúcar
1 cucharada sopera de Maizena
1 trozo generoso de mantequilla (75 g. más o menos)
Piel de un limón (sólo parte amarilla)
Canela en rama
Huevos
Aceite de oliva
Azúcar para espolvorear
Canela en polvo



Método Tradicional
Del litro de leche reservamos un vaso grande. El resto lo ponemos a hervir junto con la corteza del limón, la mantequilla y la rama de canela.

Mientras se calienta la leche batimos la leche reservada junto con la Maizena y la harina.

Cuando la leche empieza a hervir, echamos poco a poco la mezcla que acabamos de batir.

Agregamos el azúcar y mezclamos bien con unas varillas para que no se formen grumos y la masa quede cremosa.

Cuando haya espesado retiramos la corteza del limón y el palo de canela.

Echamos la masa en un molde rectangular y bajo pintado con aceite y cubrimos ésta con papel film para que no se reseque y ni forme costra. Dejamos enfriar.

Cortamos en trocitos pequeños, los pasamos por harina y huevo batido y los freímos en aceite de oliva no demasiado caliente.

Dejamos los trozos fritos sobre papel de cocina para que absorba el aceite sobrante.

Espolvoreamos por encima con azúcar y canela molida.



Método Thermomix
En el vaso, ponemos la leche, la harina, el azúcar y la Maizena. Mezclar 10 segundos, velocidad 4.

Ponemos la mariposa.

Añadimos la piel del limón, el palo de canela (partido en dos) y la mantequilla y programamos 13 minutos, temperatura varoma, velocidad 2.

Seguimos 2 minutos más sin temperatura a velocidad 2.

Retiramos el palo de canela y la corteza del limón.

Echamos la masa en un molde rectangular y bajo, pintado con aceite y cubrimos ésta con papel film para que la masa no se reseque ni forme costra. Dejamos enfriar.

Cortamos en trozos pequeños, los pasamos por harina y huevo batido. Freír en aceite de oliva no demasiado caliente.

Dejamos los trozos fritos sobre papel de cocina para que absorba el aceite sobrante.

Espolvoreamos por encima con azúcar y canela.

NOTAS: Como yo soy una forofa de la canela, herví la leche con una rama de canela y corteza de limón, dejé infusionando la leche 20 minutos para que se impregnara bien de sabor y luego la agregué a la thermo e hice la receta tal cual.






miércoles, 21 de marzo de 2012

CROQUETAS DE COCIDO

Ya sé que en todas las casas es habitual comer croquetas, ya sea para aprovechar esos restos de carne o pescado de alguna comida anterior o simplemente porque están buenísimas. Son algo laboriosas de preparar pero podemos hacer grandes cantidades y luego congelarlas sin problema.

Cuando preparo la masa de las croquetas me viene enseguida a la mente el recuerdo de mi madre, hacia las mejores croquetas de cocido!!!!!. Hoy primer día de la primavera, 21 de marzo, subo esta entrada con mucho cariño hacia ella. Por supuesto esta es su receta.

También tengo el recuerdo de mis hijos…. Les ha encantado desde siempre comer croquetas, como a la mayoría de los niños je,je…. Yo dejaba la masa en una fuente en le nevera y ellos de vez en cuando iban y cogían un poquito de masa con una cuchara, y yo les decía “creo que tengo ratones en el frigorífico, cada vez tengo menos masa”……. Ellos les hacía mucha gracia pensar que yo creía que teníamos ratones…. Lo que son los recuerdos y la inocencia de los niños je,je…..

Las croquetas son muy fáciles de hacer, cada uno le da su punto deseado, más espesas, menos cuajadas...... La importancia está en la bechamel y para mi gusto en el relleno. Tengo que encontrarme "tropezones" del relleno, no me gustan las que son todo masa.... y también me gustan que queden jugosas... La cantidad de relleno es más o menos al gusto de cada uno.







INGREDIENTES
Carne de restos del cocido (morcillo)
Jamón serrano de restos del cocido
5 cucharadas de harina (colmaditas)
3 cucharadas de maizena (colmaditas)
2 ó 3 cucharadas de aceite
1 cebolla
1 litro de leche o caldo de cocido o de ambos
Nuez moscada, sal (con precaución)

Rebozar:
Pan rallado
Huevos


Desmigar y trocear los restos de morcillo y jamón serrano (más o menos unos 300 gr), reservar. Podemos ayudarnos de una picadora.
Tamizar la harina junto con la maizena para evitar los grumos en la bechamel.
Calentar la leche (yo lo hago en el microondas).

Poner aceite en una sartén profunda, podemos poner mantequilla o los dos ingredientes a la vez. Añadir la cebolla picadita y dejar sofreír a fuego medio hasta que la cebolla esté transparente.

Añadir la harina y la maizena tamizada poco a poco y mezclarla con el aceite y la cebolla. Dejar un ratito al fuego, removiendo, hasta que adquiera un tono dorado, así conseguimos que las croquetas no sepan después a harina.

Echar la leche caliente. Ir removiendo todo junto en el fuego con unas varillas o una cuchara de madera. Hay que hacerlas a fuego medio bajo y no dejar de mover la mezcla porque se pega por la harina. Tiene que quedar una mezcla unida y sin grumos. Si no se consigue se puede batir con la batidora, la cebolla también se triturará pero conseguiremos que no tenga grumos.

Añadir mientras mezclamos la sal (con moderación porque el jamón ya tiene sal) y la nuez moscada. Cuando veamos que la masa está cogiendo bastante consistencia incorporar los restos elegidos del cocido, en mi caso la carne de morcillo y el jamón serano. Continuar un poco más mezclando todo en el fuego. Si vemos que la masa nos queda muy espesa, añadir más leche, si está líquida dejar cocer hasta que tenga la consistencia deseada o añadir un poco de maicena disuelta en agua fría. Mi referencia para saber el punto correcto de la masa es inclinando la sartén, la masa se desplaza "en bloque" y se desprende de la sartén. También tiene que burbujear, formar como volcanitos o agujeritos. Resumiendo, tiene que quedar consistente pero cremosa.

En una fuente algo engrasada con una cucharadita de aceite y extendida con un papel de cocina para eliminar el exceso, volcar la masa de las croquetas. Tapar con film de plástico transparente para que no se reseque la parte superior y forme una costra. Cuando se enfríe meter la masa en la nevera. Hay que dejarlas en el frigorífico un día, nos ayudará a manejar la masa más fácilmente. Espero que no tengáis "ratoncitos" como yo, je, je.....

Para empanarlas, coger porciones de la masa con ayuda de dos cucharas o con las manos. Rebozarlas en huevo batido y luego en pan rallado (yo suelo utilizar el que lleva incorporado el ajo y el perejil, me parece más sabroso).

Freír en abundante aceite de oliva caliente hasta que estén doradas y colocarlas sobre un papel de cocina para que absorba el sobrante de aceite.















NOTAS: Si queremos congelarlas, nada más fácil que colocar las croquetas rebozadas en el huevo y en el pan rallado en el congelador, separadas entre sí. Cuando se hayan endurecido podemos guardarlas sin problemas en una bolsa de plástico, ya no se pegan entre sí. Para freírlas no hace falta descongelarlas previamente.

Mi madre mezclaba la harina con la maizena, ella me comentaba que quedaban las croquetas más suaves y finas y yo siempre las hago así. Quedan deliciosas, por lo menos todo el mundo que las prueban repiten.

jueves, 15 de marzo de 2012

CEBOLLA CARAMELIZADA III

Lo sé, lo sé...... he vuelto a caer, he vuelto a hacer otra receta de cebolla caramelizada. ¡¡¡¡¡Me chifla!!!!!.....

La primera que hice fue la Cebolla caramelizada sin lágrimas, muy, muy rica de sabor pero de color muy oscura y para mi gusto afea mucho los platos. La segunda la Cebolla caramelizada la hice con la thermomix, muy bonito el color pero no me convenció mucho.... y decidí mezclar un poco las dos recetas y el resultado buenísimo, un color tostado estupendo y un sabor exquisito!!!!!!

La cebolla caramelizada me parece una guarnición estupenda como acompañamiento de carnes o en aperitivos como estos Canapés de queso de cabra, mi combinación perfecta.






INGREDIENTES
Una lata de cebolla frita (500gr)
2 cucharadas colmadas de azúcar morena
1 ó 2 cucharadas de caramelo líquido

En una sartén poner la cebolla, como ya está frita no hace falta poner aceite. Dejar al fuego que se vaya haciendo.

Cuando tome color, añadir las dos cucharadas de azúcar moreno y una o dos cucharadas de caramelo líquido, según queramos intensificar el color y el sabor. (Podemos aumentar la cantidad de azúcar como de caramelo según nuestros gustos),

Dejar a fuego suave, 15 minutos y 2 minutos más a fuego medio.








NOTAS: Yo utilicé esta vez cebolla frita de la marca Zelva, pero supongo que más o menos son todas iguales.

El caramelo líquido que utilicé es de la marca Royal.



sábado, 10 de marzo de 2012

BIZCOCHO DE CLARAS A LA NARANJA

Tenía un bote de claras de huevo que me iba a caducar y antes de congelarlas miré en mi lista de recetas pendientes y enseguida me decidí por esta receta de Canelona porque nunca había hecho un bizcocho que llevara el zumo de la fruta incorporado.

Queda muy jugoso, tierno y un perfume y sabor muy bueno a naranja.








INGREDIENTES
1 botella de claras pasteurizadas,(9 claras, 300 g)
Una pizca de sal
230 g de harina con levadura
1 sobre de levadura Royal
105 g de margarina blandita o aceite de girasol
150 g de zumo de naranja
180 g de azúcar
La piel de una naranja sin parte blanca
Opcional: 50 g de cointreau (no puse)


Método Thermomix
Precalentar el horno a 160ºC.

Pesar la harina y mezclarla con la levadura, tamizándola unos 10 segundos a velocidad 6. Reservar en un bol.

Pulverizar el azúcar con las pieles de naranja, en velocidad máxima, 30 segundos.
Colocar la mariposa, echar la margarina blanda y remover durante 1 minuto a velocidad 2 para convertirlo en una crema. Si usamos aceite, no poner la mariposa, directamente en el vaso.

Añadir el zumo de naranja, el cointreau y la harina con la levadura, remover a velocidad 2 hasta verlo todo bien integrado. Terminar de envolver todo con la espátula. Sacar y reservar esta mezcla. Limpiar y secar muy bien el vaso.

Montar las claras con la sal, con la mariposa, hasta conseguir un punto de nieve, 12 minutos, velocidad 3 ½. Pasados unos minutos, cuando no salpique, quitamos el cubilete para que entre aire y nos queden con más volumen.

Unir las claras con la masa, con cuidado para que no se nos baje mucho. Lo mejor es en una ensaladera grande, y ayudándonos con una lengua de silicona, remover suavemente.

Engrasar un molde de 24 cm y verter la mezcla.

Lo horneé con aire, los primeros 30 minutos a 160ºC y los últimos 10 minutos a 175ºC. Hasta que pinchemos con un palillo y salga limpio, de 30 a 45 minutos, según hornos. No lo abriremos casi hasta el final de la cocción por muy subido que lo veamos. Cuando finalice el horneado dejarlo dentro del horno 5 minutos con la puerta entreabierta.


Método Tradicional
Precalentar el horno a 160ºC.

Mezclar la harina con la levadura (ambas tamizadas) y reservaremos en un bol.

Añadir la ralladura de naranja al azúcar glass y mezclar. Añadir la margarina blanda y convertir todo en una crema.

Incorporar a la mezcla el zumo de naranja y el cointreau (si queremos). Poco a poco pondremos la harina con la levadura, hasta que esté todo bien integrado.

Montar las claras a punto de nieve con la sal.

Unir las claras con la masa, con cuidado para que no se nos baje mucho. Lo mejor es en una ensaladera grande, y ayudándonos con una lengua de silicona, remover suavemente.

Engrasar un molde de 24cm y verter la mezcla.

Lo horneé con aire, los primeros 30 minutos a 160ºC y los últimos 10 minutos a 175ºC. Hasta que pinchemos con un palillo y salga limpio, de 30 a 45 minutos, según hornos. No lo abriremos casi hasta el final de la cocción por muy subido que lo veamos. Cuando finalice el horneado dejarlo dentro del horno 5 minutos con la puerta entreabierta.















NOTAS: Las claras de huevo las compro en Mercadona.


sábado, 3 de marzo de 2012

TARTALETAS DE PIMIENTOS CONFITADOS

Para hacer este aperitivo tan colorido y rico necesitaremos tener preparados unos pimientos confitados. La receta es del libro thermomix: "Simplemente espectacular". Salen unas 20 tartaletas. Para realizar una bandeja de canapés variados quedan ideales porque tienen un gran colorido.






INGREDIENTES
Pimientos confitados
200 gr de beicon
1 bote de cebolla frita crujiente y seca
50 gr de queso parmesano o semicurado
Queso philadelphia
24 tartaletas de hojaldre o de pasta quebrada

Pimientos Confitados
Preparar los pimientos confitados y reservar.

Crujiente Beicon
Podemos hacerlas en el horno colocando las lonchas de beicon extendidas entre dos hojas de papel de hornear y hornear a temperatura máxima hasta que estén crujientes (aproximadamente 5 minutos). También podemos hacerlas en el microondas, colocando en un plato 2 ó 3 hojas de papel de cocina, encima las lonchas de beicon y encima otras 2 ó 3 hojas de papel de cocina. Meter en el microondas, a potencia máxima, 8 minutos. Si no está lo suficientemente crujiente añadir 2 minutos más. Hay que estar atentos a nuestro microondas porque si se quema no nos servirá.

Echar las lonchas en el vaso de la thermomix y trocear durante 3 segundos a velocidad 5. Si no tenemos la maquinita meterlas en una bolsita de plástico y aplastarlas.

Montaje
Rellenar las tartaletas con una cucharadita de queso philadelphia, otra cucharadita de pimiento confitado, por encima un poco de cebolla frita y un poco de beicon crujiente. Colocar una lasca de queso parmesano o como en mi caso rallado.






NOTA: La cebolla es la típica que se encuentra en todos los supermercados, como la que venden en Ikea, viene frita y crujiente.

La combinación de estos pimientos confitados con una rodaja de queso de cabra son ideales.

PIMIENTOS CONFITADOS

Había probado una mermelada de pimientos con queso cremoso como aperitivo y la verdad que me gustó el contraste del dulce con el salado y mira que soy rara para juntar estos dos sabores.....

Encontré esta receta en el libro de la thermomix: "Simplemente espectacular" y me llamó la atención la manera de preparar los pimientos para luego confeccionar unas Tartaletas.







INGREDIENTES
400 gr de pimientos rojos naturales
200 gr de azúcar
50 gr de agua
100 gr de vinagre de manzana


Método Thermomix
Poner los pimientos, en trozos, en el vaso y programar 5 segundos a velocidad 4. Bajar los restos que hayan quedado en las paredes y en la tapa, ayudándonos con la espátula.

Añadir el azúcar, el vinagre y el agua. Programar 35 minutos, temperatura varoma, giro a la izquierda, velocidad cuchara. Quitar el cubilete y colocar el cestillo para que no salpique y evapore.

Retirar del vaso y reservar.


Método Tradicional
Lavar y cortar los pimientos en trocitos. Colocarlos en un calderito junto con el vinagre, agua y azúcar.

Dejar hervir a fuego bajo, sin dejar de remover hasta que veamos que la salsa espesa, nos tiene que quedar como un almíbar. Teniendo cuidado porque salpica mucho al hervir, más o menos unos 30 minutos. Si los dejamos más tiempo la salsa se convertirá en almíbar, más espesita, cuestión de gustos.

Retirar del fuego y dejar templar.







NOTAS: Guardados en un tarro bien tapado en el frigorífico nos duraran unas 3 semanas, porque lleva azúcar y vinagre.
También pueden conservarse al baño María como las mermeladas. Son ideales para acompañar con queso.

La cantidad de azúcar y vinagre es la que pone en la receta, ya he comentado algunas veces que las cosas muy dulces no me gustan, yo pondría menos azúcar y menos vinagre, ya se sabe el gusto de cada uno es muy particular.